Presenta Manlio Fabio nueva imagen del PRI


Además de toda su gran habilidad para la negociación y la estrategia política, el líder priista Manlio Fabio Beltrones cuenta con otra virtud para llevar a su partido y al Partido Verde (tal vez Nueva Alianza, eventualmente), la ventaja de comunicar con éxito temas políticos.

Mientras en Puebla, por ejemplo, los candidatos panistas mostraron una tremenda cerrazón a abrirse a las llamadas "Tres de Tres", es decir, las declaraciones patrimonial, de conflicto de interés y de pago de impuestos, Manlio Fabio considera que no solo él estaría dispuesto a presentarlas sino que incluso lo pedirá a los próximos candidatos del PRI.

Lo tiene clarísimo. El PRI tiene que recuperar la confianza con hechos, no con dichos, porque es la nueva realidad que demandan los electores. Para ejemplificarlo, mencionó el caso de Claudia Pavlovich, la candidata del PRI a la gubernatura de su natal Sonora, quien le ganó la elección al panista Javier Gándara: ella sí presentó sus declaraciones patrimonial, de intereses y tributaria; él, no.

Ayer, el periodista Leo Zukermann le preguntó qué pensaba de las distintas legislaciones que se estaban aprobando en los estados para dificultar el registro de los candidatos independientes, las llamadas leyes antibronco, Manlio respondió que estaba en contra. Que atentaban contra la reforma que les abrió la puerta a los candidatos sin partido a aparecer en las boletas.

"Subir las barreras de entrada era no entender ni escuchar el mensaje que habían enviado los electores en las pasadas elecciones. El PRI, por tanto, no las apoyaría", expresó.

El periodista le señaló que en muchos estados gobernados por el tricolor ya habían ocurrido este tipo de legislaciones. "Sí, pero eso había sucedido antes de que yo llegara a la dirigencia nacional del PRI", respondió y prometió que "ya no ocurriría. Ahí estaba, por ejemplo, lo sucedido en Puebla donde los priistas votaron en contra de incrementar los requisitos a los candidatos independientes en días pasados".

La habilidad del priista para comunicar temas de naturaleza política es innegable. Continúa Zuckermann en la columna que hoy escribió en Excélsior:

"Cuando le preguntamos si no se había equivocado el gobierno de Peña en enviar una Reforma Fiscal que fue aprobada con los votos del PRI, Verde y PRD en las cámaras, Beltrones rechazó que hubiese sido un error. Pero dijo que dicha reforma se había pensado para otras condiciones nacionales e internacionales de la economía, condiciones que habían cambiado. Que, por tanto, el PRI estaría dispuesto a revisar algunas de las disposiciones de la Reforma Fiscal para adaptarlas a la nueva realidad.

"Cuando le preguntamos sobre la baja popularidad del presidente Peña Nieto en las encuestas, Manlio admitió que existía. Defendió lo bueno que ha tenido este gobierno (las múltiples y profundas reformas estructurales) pero reconoció el golpe que habían significado los casos de Tlatlaya, Iguala, las casas y la fuga de El Chapo Guzmán. Con todo, ve a un Presidente animado, con muchas ganas de darle la vuelta a todas las contrariedades a fin de tener una buena segunda parte de su sexenio. Mejorando, eso sí, la comunicación que, según el líder del PRI, no ha funcionado como debería".

Manlio quiere, al menos en el discurso -que también es estrategia de publicidad y posicionamiento- renovar la imagen de su partido y presentar un PRI dispuesto a que sus dirigentes y candidatos presenten sus declaraciones patrimonial, de conflictos de interés y de pago de impuestos. Un PRI que votará en contra de legislaciones que eleven las barreras de entrada a los candidatos independientes. Un PRI que debatirá la legalización de la mariguana y las estrategias para mejorar la seguridad pública en el país. Un PRI que corregirá la Reforma Fiscal en el nuevo contexto económico nacional e internacional. Un PRI que defenderá al presidente Peña pero que no cierra los ojos a las situaciones adversas que han ocurrido y reconoce la necesidad de mejorar la comunicación presidencial.

Es el PRI que en "Es la Hora de Opinar", presentó el flamante líder nacional. Es el PRI de Manlio. Es el proyecto de Beltrones. Porque si estos dichos se convierten en hechos, y el PRI comienza a ganar elecciones con más fuerza que su voto duro, el sonorense será un serio contendiente en la carrera presidencial del 18.
Redacción

Adéntrate en esta aventura digital. Nuestros textos y videos fueron cuidadosamente escogidos para informarte y entretenerte.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente