La voz de Javier Solis y la lluvia recibieron a las almas en Atlixco


Un viejo tocadiscos, la voz melancólica de Javier Solís, una tarde lluviosa y una calavera a la moda es el entorno al cual miles de personas llegan este sábado al panteón de la ciudad para visitar a sus muertos.

Desde las seis de la mañana que abrió y hasta las 14 horas ya habrían pasado por la puerta principal cerca de 10 mil personas, de acuerdo con el administrador del cementerio Eloy Soledad.

Y para el resto del día aún podrían llegar unos 4 mil atlixquences más a ese lugar, que por cierto, está lleno al 99 por ciento de su capacidad de fosas.

El ánimo es el mismo de prácticamente cada año: mariachis, tacos placeros, ramos de flores de todos colores y una misa en honor de los difuntos.

Por ser fin de semana esta época de Todos Santos, las autoridades esperan también mañana domingo más de 3 mil visitantes.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente